Cómo enfrentar tu examen OPE en 5 pasos

6441

La metodología para afrontar con éxito el examen test de una fase de oposición, sea el segmento que sea (enfermería, TCAE, fisioterapeuta…) es claramente diferente al que puedes poner en práctica en un examen de desarrollo. ¿Qué pasos debes seguir en un examen OPE?

Antes que nada, debemos saber que el tipo de memoria que ponemos en práctica en ese momento es una memoria de reconocimiento, no tanto de recuerdo, aunque también. El reconocimiento es una habilidad cognitiva que poseemos y que nos permite recuperar aquella información que almacenamos en nuestra memoria y compararla con la información que se presenta ante nosotros.

Se trata de un proceso más inconsciente, más automático si queremos, que nos ayuda a “recuperar” aquellos conceptos e ideas que hemos interiorizado previamente.

Evidentemente, los nervios y la presión estarán ahí. Pero si hemos sistematizado una estrategia que nos oriente hacia el mayor número de respuestas correctas, la garantía de un buen resultado es mayor. ¿Te interesa conocer estos cinco pasos para bordar un examen OPE?

1. Lee las instrucciones

Te parecerá una tontería, pero no lo es. Máxime si eres novata o novato en el mundo opositor. Cuando el nivel de tensión es elevado, se nos pueden pasar por alto las cosas más obvias. Lee con detenimiento las indicaciones, localizando en particular la siguiente información:

  • Cuántos puntos vale cada pregunta, cuál es la máxima puntuación posible y qué calificación es necesaria para aprobar el examen OPE.
  • Cuántos puntos te quitan por cada respuesta incorrecta o si, por el contrario, no hay penalización.
  • Ten claro si las preguntas no respondidas cuentan como incorrectas.
  • Cuánto tiempo tienes para realizar el examen.

Cada uno de estos puntos definirá tu estrategia test. Si se permite, siempre es mejor empezar leyendo las indicaciones. Así, podrás dedicar el cien por cien del tiempo y tu concentración a las respuestas.

examen ope control tiempo

2. Responde primero las preguntas más fáciles

Cuando empieces tu examen OPE, responde primero aquellas preguntas que te resulten más fáciles. Sáltate aquellas en las que tienes dudas o que te requieran un tiempo mayor para calcular o discernir la respuesta.

De aquellas preguntas que saltas, marca aquellas que consideras que podrás responder correctamente, pero te llevarán un poco más de tiempo. Utilizar rotuladores de colores, por ejemplo, te permitirá jerarquizar visualmente tu estrategia.

La idea es obtener rápidamente todos los puntos “más asequibles” nada más empezar y dejar el máximo tiempo posible para las preguntas complejas. Si respondes a todas las preguntas en orden, te arriesgas a invertir demasiados minutos en cuestiones que no controlas. Sé consciente del tiempo que tienes para que no se te agote antes de lo esperado.

3. Continúa con las preguntas más difíciles, pero que sepas responder

Tras responder a todas las preguntas fáciles, regresa al principio de tu examen OPE y empieza a contestar a aquellas preguntas que has marcado cómo “probablemente puedo responder bien.”

Cuando las estés resolviendo, contesta solo si, tras dedicarles el tiempo necesario, tienes confianza en poder hacerlo correctamente. Si una respuesta te está dando problemas, sáltala de nuevo.

Tras esta segunda vuelta, habrás respondido a todas aquellas preguntas que te sabes. Te quedarán, por tanto, aquellas sobre las que tienes duda o, directamente, no sabrías contestar. Es momento de hacer dos cosas. Primero, echar un ojo al reloj para saber cuánto tiempo te queda. Segundo, calcular cuántos puntos sumarías.

examen ope tipo test

4. Decide si respondes o no a las preguntas de las que no estás seguro

Lo habitual suele ser que las respuestas incorrectas penalicen y que las no respondidas ni sumen ni resten. Así que llegados a este punto, solo te interesa arriesgar si la probabilidad de acertar es mayor que la de meter la pata.

Si las opciones de respuesta son 4, tendrás un 25% de posibilidades de acierto. Sin embargo, si eres capaz de descartar una o más aplicando técnicas, pequeños trucos y estrategias como las que analizamos en nuestros cursos, este matiz puede marcar la diferencia.

Todas estas herramientas no van a suplir el conocimiento, pero te van a permitir orientar las respuestas con más garantía de éxito cuando surja la duda y la confusión entre conceptos.

5. Repasar tus respuestas

Si te queda un poquito de tiempo, siempre es buena idea hacer un repaso general. Muchos puntos se pierden en este tipo de test por haber leído mal la pregunta. Es el típico error que puedes corregir al final confirmando cada respuesta antes de entregar el examen.

¿Lo ves más claro ahora? Ya sabes, trabajo, estudio, práctica, confianza y una buena estrategia test. Ese es el camino hacia tu plaza.

valores On-enfermería