3 ejemplos de técnica test que podrás aplicar en cualquier examen

3600

Sacar adelante un examen OPE sin preparación previa es una misión casi imposible. Pero es cierto que disponemos de herramientas, pequeños trucos, estrategias, que pueden marcar la diferencia en una prueba de este tipo. El conocimiento y la aplicación de la técnica test es una de ellas.

La técnica test, que debes tener muy en cuenta y practicar en tu proceso de estudio, es como ese bastón que te aporta estabilidad cuando te enfrentas a una larga travesía. Cuando estás ahí, frente al folio en blanco, con un límite de tiempo que aprieta, no suplirá el conocimiento, pero te permitirá orientar las respuestas con más garantía de éxito.

Este ejercicio te lo recomendaremos siempre en aquellas ocasiones en las que tengas dudas, desconocimiento o confusión respecto a alguna opción. Si tienes una respuesta clara, podrá aportarte mayor seguridad, pero fíate de tu conocimiento y experiencia en la materia.

¿Probamos algunos ejemplos?

técnica test ope enfermería

3 ejemplos de técnica test que pueden salvar un examen

Técnica test 1: señalar el “excepto”, el “no”, la “incorrecta” 

Una de las reglas más importantes para defender bien un examen tipo test es leer atentamente los enunciados y señalar las palabras claves. A veces, cuando leemos deprisa y nos vamos directamente a las opciones de respuesta, vemos una tan clara, que nos olvidamos de que en la frase nos están pidiendo la incorrecta, o la opción que no ocurriría, o la excepción.

En este tipo de preguntas, suelen ponernos alguna opción muy clara que sí sería correcta para que te olvides de ese “no” del enunciado, por lo que subrayar la palabra que te da la pista de lo que te pregunta, evitará que cometas este error tan frecuente en exámenes de este tipo.

🔎 Mira este ejemplo de un examen real:

¿Cuál de estos no son signos de retraso en la cicatrización de las heridas?:

A) Presencia de exudado, esfacelo o escara.
B) Borde epitelial liso y continuo y se mueve hacia la herida.
C) Tamaño de la herida en aumento.
D) Formación de fístulas y tunelizaciones.

En este caso, nos está pregunta cuál “no” es un signo de retraso. Es decir, todas las opciones de respuesta serán signos de que se está retrasando la cicatrización menos uno. La primera opción es un signo muy claro de retraso en la cicatrización. Por eso, si nos hemos olvidado del “no”, puede ser que la contestemos. Hay que leer bien y subrayar estos términos. La respuesta idónea sería la B.

Ténica test 2: la “oveja negra”

A veces, viendo las cuatro opciones de respuesta dentro de una misma pregunta, te darás cuenta de que una opción es totalmente diferente a las demás. No cuadra bien, no encaja o no “te pega” con el resto.

Esta opción “extraña” es la que tiene más probabilidades de ser la correcta, aunque no siempre sea así. Además, será un tipo de estrategia que se encuentra en la mayoría de exámenes tipo test de forma clara y evidente.

🔎 Mira este ejemplo de un examen real:

Indica cuál de las siguientes causas no origina un shock hipovolémico:

A) Vómitos.
B) Quemaduras.
C) Embolia pulmonar.
D) Hemorragia.

Las opciones A, B y D tienen algo en común, la pérdida de líquido en el paciente afectado. Sin embargo, la opción C es la llamada “oveja negra”, no tiene nada que ver con el resto de opciones y, por tanto, es la respuesta correcta.

Técnica test 3: el rastreador de antónimos

Se trata de una técnica muy importante y que debemos aplicar con rigor en muchas de las preguntas de un examen tipo test. Es muy frecuente que seleccionen una oración recogida tal cual de un libro y cambien una palabra por su antónimo para hacerla incorrecta.

De esa manera, a nosotros nos sonará bien, porque la respuesta estará bien escrita y será más difícil ver el error. En este caso, suelen cambiar el “mejor” por “peor”, “arriba” por “abajo”, “aumenta” por “disminuye”, “alivia” por “empeora”, “es necesario” por “no es necesario”, “está indicado” por “no está indicado”, etc.

En este caso, recomendamos cambiar ese término por el contrario y ver si realmente suena mejor con el cambio o no. En muchas ocasiones, nos ayudará a ver que esa respuesta es incorrecta.

🔎 Mira este ejemplo de un examen real:

En la úlcera gástrica:

A) El vómito no es común.
B) La hemorragia es menos probable que en la úlcera duodenal.
C) La melena es más frecuente que la hematemesis.
D) La perforación es más probable que en la úlcera duodenal.

En este caso, en todas podemos darles la vuelta al más por el menos y al revés. En la A podemos ver cómo quedaría decir que el vómito es común, la hemorragia es más probable que en la úlcera duodenal, la melena es menos frecuente y que la perforación es menos probable que en la úlcera duodenal.

En este caso, vemos qué nos suena mejor. La melena es más frecuente en la úlcera duodenal y la perforación también. El vómito es común en la úlcera gástrica. La opción correcta es la B.

Esperamos que estos “truquillos” se hayan quedado guardados en tu mochila de aprendizaje. ¿Conoces nuestro libro “OPE Enfermería. 10 simulacros tipo test y técnicas de examen”?. ¡Practica cada día con nosotros!

👀 VER LIBRO