Diario de una enfermera opositora: llegamos al día del examen OPE

Llegó el día D. Bueno, el día A, B, C o D. Un examen y cien preguntas para responder en dos horas. Respirar hondo, gestionar bien cada minuto y confiar en que el tiempo de estudio y el esfuerzo en técnica test vayan a dar el mejor resultado.

4914

Por Ángeles García.

📓 Querido diario:

Hoy te escribo de nuevo después de haber hecho el examen para el que llevaba estudiando y entrenando duro durante varios meses. La semana previa, tal y como había previsto, fue un poco agobiante. La verdad es que me vino fenomenal tener mi libreta de oro muy completa y haber preparado infografías con los conceptos importantes para esos últimos momentos pre-examen.

Esa semana, algunos compañeros me hablaron agobiados porque no les daba tiempo a repasar los 50 temas que llevábamos. Les noté muy nerviosos, así que creo que me organicé muy bien el estudio y que, aunque fue algo estresante, no pasé muy mal esa semana previa.

El día anterior dediqué tiempo para mí y quedé con una amiga que hacía tiempo que no veía. No toqué ni miré ni un solo libro ni apunte, y mi trabajo opositor fue cargar hasta arriba las pilas de auto confianza para vencer al examen.

Básicos para el examen

El día del examen desayuné bien para evitar marearme y fui andando a la universidad. Llevé música que me motiva durante todo el camino y llegué a la uni con buena energía. Allí vi a unos cuantos compañeros de promoción que hacía tiempo que no había visto y, después del examen, quedamos para ir a comer juntos y contarnos cómo llevábamos la vida “enfermeril”.

Algunos hablaban antes de entrar al examen muy nerviosos e intenté huir de esas conversaciones. Bajé un poco la música de mis cascos para oírlos, pero mi cerebro estaba más pendiente de seguir activando mi motivación que de llenarme de nervios oyéndolos. Fue algo que me vino muy bien.

Cuando comenzó el llamamiento me quité la música y respiré hondo un par de veces. Llamadme loca, pero ese momento justo antes de entrar a un examen me siento realmente bien, porque es cuando me doy cuenta de todo el camino que llevo recorrido y pienso que, simplemente, es el último paso para demostrarlo. Me senté en mi sitio y preparé las cosas que había llevado. Mis básicos:

  • DNI.
  • Botella de agua de 500 ml (no más, que si no luego estoy pensando más en el baño que en las preguntas).
  • Algo de comer por si me mareaba (en mi caso me lleve Filipinos de choco blanco).
  • 2 bolígrafos azules.
  • Subrayador amarillo, rosa y azul.
  • Un pañuelo de papel.

Rotuladores para subrayar, una ayuda

Una compi me dijo que no me dejarían usar los subrayadores, pero no me pusieron problemas. En los exámenes que he realizado hasta ahora no me han dicho nada nunca y, la verdad, es que lo agradezco mucho porque en mi técnica de test son muy importantes. Uso el subrayado amarillo para los enunciados de las preguntas, marcando solo las palabras clave de lo que me preguntan para no desviar mi atención hacia otras cosas.

Rotulador para el examen

Por ejemplo, a veces nos ponen en el enunciado cosas como “según la guía de práctica clínica del gobierno de Castilla-La Mancha del año 2012-2016 sobre cirugía general y aparato digestivo…”. Y, después, nos preguntan sobre una característica de la enfermedad de Chron. Pues yo con el amarillo solo me marcaría lo de ENFERMEDAD DE CHRON porque el resto de información no me ayudará en nada para sacar la pregunta. Más bien me liará más o me pondrá nerviosa si me pongo a pensar en dónde está esa guía y en si la llevo estudiada en mi temario o no.

Los bolígrafos azules los utilizo para pasar las respuestas que yo marco en el modelo de examen a la planilla de respuestas. Esto es lo que verdaderamente luego valdrá para corregir mi examen y donde solo se puede escribir con bolígrafo azul o negro. El subrayado rosa lo uso para marcar el número de preguntas que decido dejarme para la segunda vuelta. Bien porque sean muy largas o con cuentas y prefiero no perder ese tiempo ahora por si luego me faltase, bien porque dudo entre dos o tres opciones y prefiero darle una vuelta más tranquila.

Las preguntas cuyo número marco con el subrayador azul son las que yo llamo preguntas NPI. Vamos, que ni P*** idea. Bien porque no lo he oído nunca o bien porque son autores o nombres raros y prefiero no jugármela porque dudo entre las 4 opciones. Las preguntas cuyo número marco de azul son preguntas que no voy a contestar, ni en esta primera vuelta ni después. Considero que si dudo entre todas lo mejor que puedo hacer es dejármela sin contestar.

100 preguntas, 2 horas

Empecé el examen siguiendo el orden normal de las preguntas. Me marcaba en cada pregunta con amarillo la parte interesante del enunciado y, luego, en las opciones de respuesta me hago signos como un tic si creo que esa opción es verdadera, una cruz si la descarto porque pienso que es falso o una interrogación si dudo entre que sea verdad o no. Luego, si la contesto ya no pinto nada más. Si decido dejarla para después marco el número de rosa y si la quiero dejar sin contestar porque es azul marco el número de azul.

Para pasar mis respuestas a la planilla, lo hago cuando acabo un folio entero de preguntas del examen. A veces cogía 7 y otras 9, pero siempre cuando acabo un folio entero, porque de esa forma no me olvido de pasar ninguna y me permite liberar un poco la cabeza entre hoja y hoja. No me gusta pasarlas una a una porque creo que es más mareo, ni tampoco todas al final por si cometo algún error arrastrarlo durante toda la planilla.

Respuesta correcta incorrecta

Cuando acabo la primera vuelta reviso todas las respuestas que he pasado a la planilla para asegurarme de que las he pasado bien. Esta es la parte más importante del examen, porque luego lo corregirán de ahí y pasar mal las respuestas puede ser algo horrible. También me apunto el tiempo que he tardado y las que me dejo.

Este examen tenía 100 preguntas y 5 de reserva y nos dieron 2 horas para hacerlo. Tardé en hacer la primera vuelta 1 hora y 10 minutos y me deje 12 preguntas sin contestar entre las cuales había una NPI que trataba sobre instrumental quirúrgico concreto con nombres.

Algo que durante el examen me sorprendió y me hizo sentir realmente bien fue que encaré las preguntas test con mucha confianza. El hecho de haber entrenado tantos test durante la preparación me ayudó mucho a saber cómo enfocarlas y a descartar más fácil unas opciones de otras en algunas preguntas. También había conceptos que habíamos trabajado en las clases presenciales a las que había ido y, sobre todo, el hecho de hacer un test de 100 preguntas al día me ayudó a desarrollar esa habilidad que me sorprendió mucho y para bien durante el examen.

Después fui al baño, me comí un par de Filipinos para despejar la mente y comencé con la segunda vuelta. Primero, con las preguntas al revés, es decir, en este caso de la pregunta 105 hacia la 1. Esto es así porque como antes he llegado cansada, así me doy cuenta de si no he leído bien alguna cosa y presto más atención. En este caso hice la segunda vuelta viendo todas las preguntas porque tenía tiempo, pero si voy más justa me limito a mirar e intentar contestar solo las rosas.

La segunda vuelta la terminé justo con las dos horas y en ella contesté 7 de las 11 rosas que tenía inicialmente y cambié una respuesta que había contestado directamente antes.

Fácil aprobar, difícil sacar nota

En este párrafo te contaré cómo vi personalmente el examen de SESCAM que realizamos los enfermeros el día 6 de octubre de 2018, ya que es para el que te he contado mi preparación. Fue un examen en el que hubo variedad en los temas preguntados, 10 preguntas sobre legislación, 7 de ellas propias de la comunidad. Varias preguntas tipo toro manso, que eran muy largas y pesadas pero que después leyendo bien se podía ver la respuesta que era.

Muy preguntado el tema de fundamentos por la parte de los diagnósticos y comunitaria, gestión y epidemiología también fueron temas preguntados. Varias de escalas y también de patologías clínicas concretas. Me pareció un examen fácil de aprobar, pero complicado de sacar nota porque había varias preguntas que marcaban la diferencia. Incluso varias que, según la bibliografía que mires, había varias opciones correctas.

Yo salí del examen contenta porque a pesar de verlo difícil solo me había dejado 5 preguntas sin contestar de las 100 que había en el examen y tenía la sensación de que se me había dado muy bien a pesar de que había habido preguntas que me parecieron complicadas y que no sabía muy bien cómo afrontar.

Hablando con los compañeros al salir varios que no habían estudiado nada me dijeron que les había parecido muy fácil y que “igual conseguían hasta la plaza sin haber hecho nada”, cosa que me sorprendió y en lo que no estaba muy de acuerdo. Pero me limité a decir que cuando estuvieran los resultados ya veríamos lo que pasaba.

Tengo la sensación de que cuando hacemos un examen, independientemente de que sea más o menos enrevesado realmente las personas que han estudiado y se lo han preparado sienten que no han podido demostrar todo lo que saben y que ha sido más complicado o enrevesado y los que no han hecho mucho o incluso nada piensan que ha sido sencillo y salen muy contentos.

Lo cierto es que esto son solo sensaciones post-examen rápidas y que si esperamos un par de meses y vemos resultados normalmente el que se ha esforzado o lo llevaba preparado saca mejor nota que el que no ha estudiado apenas.

Una vez hecho el examen nos fuimos a comer todos los compañeros y pasamos un rato muy bueno. Al día siguiente salieron las respuestas provisionales y ya me lo he corregido (aunque me ha costado un poco decidir si hacerlo o no porque me daba algo de miedo pero bueno, he pensado que mejor saberlo y quedarme más tranquila). De las 100 preguntas tenía 5 no contestadas, 11 mal y 84 preguntas bien. Como era que cada 4 preguntas mal se quitaba una bien me sale una nota de 81,25 sobre 100, así que estoy muy contenta.

Examen aprobado

Aun así, he visto que hay unas 7 preguntas que he tenido mal que se podrían impugnar, porque he encontrado bibliografía y he estado hablando con otros compañeros que también están de acuerdo y lo he presentado. Se ha montado un poco de revuelo con las impugnaciones, porque la gente piensa que los demás le vamos a fastidiar impugnando (han dicho palabras más feas pero te las voy a ahorrar) y yo no estoy nada de acuerdo en eso.

Yo pienso que si alguien tiene mal las preguntas de reserva no es culpa de los demás sino suya por no saberse la respuesta y ya está. Y si en el examen una pregunta no está bien hecha y se puede argumentar, no hay que cabrearse porque otros compañeros que la han tenido mal intenten impugnarla. Siempre suele crearse revuelo y malos rollos con este tema, pero es algo que deberíamos aprender a afrontar en lugar de pagarlo con los compañeros. Una vez hecha la ope queda el post-ope, que a veces parece que es hasta peor. Yo ya he presentado mis impugnaciones y ahora nos queda seguir esperando hasta que saquen las respuestas definitivas y las listas de aprobados.

Estoy muy contenta con mi nota y creo que que valora muy bien el esfuerzo de estos meses. Además, sigue la media que llevaba en la academia de simulacros en estos últimos meses e incluso la ha superado un poquito porque venía teniendo entre unos 75/80 puntos sobre 100 en los últimos test que había hecho. Esto demuestra que al final todo esfuerzo tiene su recompensa y que el trabajar duro día a día te hace tener grandes resultados.

Seguiré pendiente de que salgan las listas y aprovecharé un par de días más sin libros para quedar con algunos amigos que tenía pendientes por estar en el “opozulo”. Pero ya pronto me pongo de nuevo con los libros porque en dos semanas me presentaré a la oposición en la Comunidad Valenciana y me gustaría mirarme antes del examen su estatuto de autonomía, su calendario vacunal, su programa informático y su gestión de residuos sanitarios.

No me dará tiempo de mucho más, pero al menos llevando claros esos conceptos y lo que ya tengo de SESCAM creo que me puede ayudar a hacer un buen examen allí también. Tengo que aprovechar esta oportunidad y seguir siendo constante para mantener todo lo que he aprendido durante estos meses.

Nos vemos pronto, Ángeles.


curso mantenimiento ope enfermeria

¡No bajes el nivel conseguido! Has trabajado duro para afrontar la Macro-OPE del 12 de Mayo, consiguiendo un altísimo nivel en tu preparación. Te proponemos un Curso de Mantenimiento para mantenerte al máximo nivel de cara a las futuras oposiciones. 3 bloques de trabajo para los próximos 3 meses, sin la presión de una OPE, pero viendo cómo mantienes los conocimiento adquiridos en cada examen. Porque no es lo mismo mantener lo retenido que volver a empezar… ¡Échale un OJO a nuestro Curso de Mantenimiento OPE! CONSULTAR INFO DEL CURSO MANTENIMIENTO 2019