No olvidemos a todas las Florence Nightingale del 2020

13572

El 2020 se nos quedará grabado. Para siempre. El Año Internacional de las Enfermeras y Matronas, el año del movimiento Nursing Now, el año del bicentenario del nacimiento de Florence Nightingale, un referente para todas nosotras. Ese año, llegó el COVID-19, paralizó el mundo, nos encerró en casa, disolvió nuestras ganas de celebración y nos dio el papel protagonista de una película de terror. 

Hace apenas doce meses el director de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, hablaba de reconocimiento. Destacaba la contribución esencial de las enfermeras a la salud mundial. Agradecía su profesionalidad, su trabajo, tantas veces infravalorado y falto de recursos. 

Desde el Consejo General de Enfermería de España se ponía el foco en la “oportunidad de concienciar a la sociedad y a los responsables políticos de la necesidad de apostar por la Enfermería”. Es más, de aprovechar “su potencial en todos los ámbitos posibles: la asistencia, la gestión sanitaria, la investigación, la educación, el autocuidado y la salud de las personas”. Ahora todo eso suena a premonición. 

2020 Año Internacional de la EnfermeríaQUE NO SE NOS OLVIDE

Hoy, más presente que nunca

Hay momentos en los que determinados referentes cobran un enorme simbolismo. Y Florence Nightingale (1820-1910), germen e impulso de la Enfermería moderna, adquiere una significación especial. 

Es significativo recordar cómo, adelantándose a su tiempo, para reducir el contagio de enfermedades infecciosas, introdujo en los protocolos su obsesión por la higiene, por la ventilación, por la necesidad de aire fresco, de luz… Tanto para curar, como para prevenir. Hoy, que soñamos con salir de un confinamiento forzoso, que hemos convertido una mascarilla en objeto de lujo y nuestra frase más repetida es ¿te has lavado las manos?

Es significativo recordar su relevante intervención en la guerra de Crimea atendiendo a los soldados británicos, mejorando sus condiciones sanitarias, arropada por un equipo de treinta y cuatro enfermeras. Hoy, que hemos tenido que montar hospitales de campaña y hemos puesto en práctica triajes propios de catástrofes y situaciones bélicas. 

Es significativo recordar el alto concepto que tenía del individuo, poniendo  al paciente en el centro desde la observación, la escucha y la comprensión. Hoy, que la soledad y el aislamiento de tantos hospitalizados han puesto a la enfermera en el papel de cuidadora, acompañante, mensajera… casi familia. 

Nursing Now Enfermería objetivosQUE NO SE NOS OLVIDE

Es significativo recodar la pasión por las matemáticas y la estadística de Florence Nightingale, primera mujer admitida en la Royal Statistical Society británica. Esa mentalidad para registrar resultados basados en evidencias supuso avances impensables. Hoy, atentos cada minuto al último porcentaje, a la última cifra de fallecidos, infectados o asintomáticos. 

Es significativo recordar que fue una inspiración en la defensa de los derechos de las mujeres y en el reconocimiento a la profesión de la Enfermería. Hoy, que escuchamos cada día a las ocho de la tarde aplausos de agradecimiento, de apoyo, y la sociedad contempla atónita en las noticias la precariedad y condiciones con las que tenemos que lidiar. 

Elevar el estatus de la Enfermería

Florence Nihgtingale estaba convencida de que los héroes más grandes eran aquellos que cumplían con sus deberes diarios mientras el mundo va girando como una peonza enloquecida. Cuando todo esto acabe, ¿habrá que seguir recordando que las enfermeras son un pilar fundamental para mejorar la salud a nivel mundial? ¿Habrá que seguir gritando que hay que cambiar políticas, integrarlas en las cadenas de mando, aumentar inversiones y elevar el estatus de esta profesión?

Hace unos días, José Ramón Martínez-Riera, presidente de la Asociación de Enfermería Comunitaria, publicaba un acertadísimo artículo aplaudiendo no solo la labor de las enfermeras asistenciales que están al pie del cañón, sino la gestión en esta pandemia de coordinadoras, supervisoras, adjuntas, directoras… Profesionales que están asumiendo roles sustanciales y tomando decisiones trascendentales, en momentos de incertidumbre, crispación y falta de recursos.

Mientras, nos enteramos por los medios de comunicación de que en el comité de 22 expertos designados para planificar el desconfinamiento una vez que la crisis sanitaria se relaje, no hay una sola enfermera. ¿Qué no estamos entendiendo?

Nursing Now Enfermería

QUE NO SE NOS OLVIDE

Ese no es el camino. Habrá que seguir gritando cada uno de los objetivos del Año Internacional de la Enfermería y del movimiento Nursing Now; habrá que seguir transformando la realidad; habrá que seguir exigiendo puestos de responsabilidad y oportunidades de liderazgo. Hay miles de Florence Nightingale que no van a tirar la toalla y millones de ciudadanos que, después de un año como este, van a darles todo su apoyo. 

Cuando esto pase, no las olvidemos. 

Agradecimiento: a todas las Florence Nightingale que, a través de sus fotografías compartidas, nos muestran la esencia de su vocación cada día. Gracias en particular a Marina (@marina_noro), Graciela (@gra_cv), Miriam (@mir_iam), Marta (@marta.sua), Ainhoa (@ainoafrndz), Teresa (@trc8989), Gabriela (@gabitecuida) y Natalia (@enfermera_a_bordo) por prestarnos un trocito de su vida para este artículo.