Diario de una enfermera opositora: Recuperando mi hábito de estudio

Nuevo apunte en el diario de una enfermera opositora. Hoy nos habla sobre la recuperación de hábito de estudio, sus motivaciones, sus expectativas, la precaución ante los primeros resultados... ¡Una historia común a muchas de nosotr@s!

2084

Diario de una enfermera opositora. Por Ángeles García.

Hace un mes me propuse volver a recuperar el hábito de estudiar para encarar el gran reto de sacar mi plaza fija como enfermera en una oposición, debo decir que me estoy organizando muy bien y estoy aprovechando el tiempo, de modo que puedo compaginar el estudio con el tiempo libre. Para serte sincera, los primeros días me costó más esfuerzo del que esperaba, ya que, cuando empezaba a estudiar, me sentía muy motivada, pero al pasar unas horas estaba agotada y notaba como mi ritmo de estudio iba bajando. Creo que esto me ocurrió porque había perdido la costumbre, pero, después de un mes de estudio, lo llevo mucho mejor y me veo mucho más confiada para lograr mi objetivo.

“He tomado algunas medidas que me han ayudado a desconectar del móvil en los ratos de estudio”

Es increíble la móvil-dependencia que llegamos a tener hoy en día. Me he dado cuenta porque, a la hora de ponerme a estudiar, es algo que me distraía muchísimo. He tomado algunas medidas que me han ayudado a desconectar del móvil en los ratos de estudio, entre ellas, poner el móvil en modo avión, esconderlo en un cajón o, incluso, en otra habitación para así, cuando estoy en la mesa de estudio, concentrarme solamente en lo que tengo delante intentando no divagar con otras cosas. El tiempo de estudio es clave y hay que aprovecharlo al máximo, ya tendré tiempo de ver los grupos de WhatsApp y cosas de Facebook en otro rato.

diario de una opositora enfermeria

Pero no creas que el móvil es malo para todo, en mi tiempo libre he buscado grupos de Facebook relacionados con mi oposición y he encontrado uno en el que la gente sube sus propias preguntas y se ayuda a resolver dudas que me está sirviendo de gran ayuda. Además, el hecho de que todos seamos opositores en la misma situación es algo que me encanta porque todos tenemos sentimientos muy parecidos. Creo que el grupo será un gran apoyo para mi en esta andadura y que me servirá de mucho.

Aunque me está gustando mucho recuperar el hábito de estudio, la mayoría de los temas me llaman la atención y aprendo con ellos, soy consciente de que el camino hacia la oposición será duro y que tendré que dejar a un lado algunas cosas que me apetezcan hacer en el futuro si no sigo un buen ritmo de estudio. Por eso, además de estudiar, estoy dando importancia a mi tiempo libre para llegar al examen con confianza en mi misma y con tranquilidad. Creo que si dejo de lado todas las cosas que me gusta hacer por estudiar llegaré al examen con más nervios que si sigo haciendo mi vida mientras la compagino con estudiar y cumplir mis objetivos de cara a la oposición. Espero que estés entendiendo lo que quiero decir, a mí me supondría más presión dejar mi vida por el examen que seguir viviendo mientras preparo el examen.

“Es tiempo de oposiciones, creo que son años maravillosos para opositar, no sólo en mi comunidad, sino en todas las que pueda”

Tengo claro que la plaza es lo que quiero y que el día que lo consiga seré la persona más feliz del mundo, pero también tengo claro que también existe la opción de que me quede fuera y no quiero hundirme si no lo consigo. Es tiempo de oposiciones, creo que son años maravillosos para opositar, no sólo en mi comunidad, sino en todas las que pueda porque muchas veces los exámenes tienen temarios muy similares y se puede llevar bien preparado un examen teniendo un buen temario base y estudiando en un par de semanas las cosas específicas de cada sitio.

Cuando empecé a estudiar no sabía que manuales utilizar ya que tenía de tres academias diferentes. Miré los temas que entraban en mi examen en el BOE y vi que eran muy similares a los que estudié para el EIR. Estuve mirando el temario que tenía y me di cuenta de que lo que faltaba en una academia, en otra lo completaba muy bien y que entre todas tendría un temario genial. Así que lo que estoy haciendo es crear mi propio temario basándome en los que tengo, esto me viene bien para ir resolviendo dudas y comprender mejor el contenido. Además, lo estoy estudiando casi sin darme cuenta y recuerdo todo mucho mejor. Soy consciente de que estoy tardando más tiempo que si estudiara solamente un manual pero también estoy viendo que estoy captando mejor la información y familiarizándome con el temario y, como tengo tiempo para preparar el examen y estoy descubriendo que mi memoria funciona mejor así, seguiré con esta forma de organizar los temas para preparar la oposición.

resultados ope aragon enfermeria 2018 NUEV

Al final del camino acabaré con varias libretas de apuntes, carpetas de temario “made in me” y libretas de simulacros o preguntas que me parezcan interesantes. Seguramente miraré todo lo que he hecho y me parezca imposible haber estudiado y mirado todas esas hojas de datos, fechas, nombres y técnicas pero, sin lugar a dudas, lo miraré todo con orgullo porque es un trabajo que ejemplifica muy bien lo que es la oposición, un largo camino donde se construye cada día más base y conocimientos hasta llegar al final, un final lleno de habilidades test, conocimientos, confianza y motivación que me ayudarán a encarar mi examen y al que llegaré exhausta pero feliz por ver como he cumplido los objetivos que hoy te estoy contando y por ver que estoy donde quiero estar. La guinda de este pastel es la plaza y para eso ahora mismo todavía falta mucho pero estoy segura de que con la organización y motivación que tengo lo conseguiré.

Como te he contado antes estamos en tiempos de oposiciones y he decidido apuntarme a todas las convocatorias que salgan (siempre que no coincida la fecha del examen). Lo he pensado porque me he dado cuenta de que no sé dónde estará mi futuro pero si sé lo que quiero hacer y es ejercer como enfermera. Puede que no consiga mi plaza aquí, en casa, pero la pueda conseguir en otro sitio, no quiero cortarme las alas y he decidido que en caso de conseguirla en otro sitio si luego decido volver sería tan sencillo como pedir el traslado, o, si me gusta donde la haya sacado, quedarme allí a vivir. En estos últimos meses me han pasado cosas que han hecho que me dé cuenta de que la vida es demasiado corta como para atarnos a un sitio para siempre, que tenemos que hacer lo que nos apetezca en cada momento y dejarnos guiar por nuestros sentimientos y sensaciones. A mí ahora mismo lo que más me apetece es ser enfermera y conocer gente y lugares mientras disfruto, sentirme realizada con mi trabajo y con mi vida donde pueda hacerlo. Todo lo que nos pasa, nos pasa por algo y nos viene bien para aprender, en el caso de los exámenes, hacer muchos nos servirá para llegar con más calma al próximo y, como digo, nunca se sabe donde nos espera nuestro futuro. Seguramente, el hecho de tener 23 años y toda la vida por delante es un pilar fundamental para tener esta forma de pensar, es cierto que en casa tengo muchas cosas importantes que hacen que quiera quedarme aquí antes que en ningún otro sitio, pero no quiero cerrarme puertas a mi misma y por eso pienso luchar cada convocatoria a la que me apunte y pienso llegar tan lejos como pueda soñar.

“Todavía recuerdo con cierta tristeza la noche que el ministerio subió las posiciones en mi primer EIR…”

¿Sabes una cosa? A veces pienso en que hubiera pasado si hubiese conseguido estar entre los puestos para hacer la especialidad cuando me presenté hace dos años, seguramente no hubiera tenido la valentía para irme de casa a trabajar en otro sitio, de dejarlo todo y empezar una nueva vida con gente nueva, casa nueva y todo nuevo. Como he dicho antes, creo que todo pasa por algo y que, simplemente, ese no era mi momento. Todo lo que me ha pasado me ha formado tal y como soy y me ha hecho darme cuenta de lo importante que es valorar lo que tenemos y superar las caídas. Todavía recuerdo con cierta tristeza la noche que el ministerio subió las posiciones en mi primer EIR, las academias me situaban en torno a los puestos 800-900 por lo que algunas esperanzas tenía y al abrir el ordenador me apareció la 1122 (o algo así, habiendo 994 plazas significaba que muchos tenían que rechazar para que me llegase, de hecho lo que pasó ese año es que se cogieron plazas hasta el 1060 por lo que me quedé a las puertas), lloré de rabia esa noche. La verdad es que cuando hice el examen no pensaba que tendría plaza, apenas había podido estudiar y sabía que había muchas personas que lo merecían más que yo, pero, cuando salí del examen y vi que a los demás se les había dado mal y yo salí con buenas sensaciones me di cuenta de que tenía opciones. Cuando luego metí los resultados en algunas academias y mi examen estaba bien situado fue cuando empecé a creérmelo y a disfrutar antes de tiempo, imagino que vendí la piel del oso antes de cazarlo y me ilusioné. Cuando vi el puesto me sentí fatal porque realmente, si no hubiera metido nunca mi examen, nunca me hubiera hecho esas ilusiones, pero ahora me doy cuenta de que eso también me sirvió para aprender, y mucho. Aprendí que no debo fiarme de los resultados hasta que no son oficiales, que pueden orientarme para ver si el examen se me ha dado mejor o peor pero que no debo contarlo mucho ni entusiarmarme hasta que no sea algo más oficial. Y ese día, el día en que una lista oficial me sitúe en un buen puesto, será mi día y será el día en el que gritaré al mundo que por fin lo he conseguido después de pelear duro por el sueño enfermero, de pelear, organizarme, estudiar y soñar hasta el último aliento.

Bueno, querido diario, ya sabes un poquito más de mí. Me siento muy bien cuando te escribo, es como si pudiera explicar cada una de las sensaciones que tengo cada día. Voy a seguir estudiando y organizándome para poder gritarle algún día al mundo que lo he conseguido y voy a seguir con mi rutina para que eso se haga realidad. Te escribo pronto, para seguir contándote cada uno de mis miedos, mis dudas y mis sensaciones en este largo camino que se llama OPOSICIÓN.

Nos vemos pronto,

Ángeles.