Diario de una enfermera opositora: sprint final antes del gran día

Último repaso antes del examen. Unos momentos extraños, en los que se entremezclan el estrés, los nervios, el cansancio, las ganas de pasar el examen y la esperanza de que todo el esfuerzo realizado tenga su recompensa.

5047

Por Ángeles García.

📓 Querido diario:

Hoy te escribo a tan solo unos días de que llegue el examen OPE que llevo meses preparando. El camino hasta aquí ha sido muy duro y la verdad es que tengo una sensación algo extraña. A pesar de todo el trabajo que llevo detrás y del gran esfuerzo que he realizado para organizarme y cumplir mi rutina de estudio me siento agotada y me da la sensación de que actualmente sé menos cosas que hace unos meses. Me cuesta sacar algunas preguntas en los test cuando debería ser al revés.

Estos últimos dos meses, con la segunda vuelta, he ido repasando los temas que ya tenía trabajados de la primera y aumentando el contenido de mi libreta de oro. Ha sido un tiempo para estudiar los temas a fondo y ha resultado muy gratificante ver que el trabajo realizado los meses previos estaba dando sus frutos y que muchos de los conceptos ya los tenía interiorizados. Como ya he dicho alguna vez, la constancia y el trabajo diario son la clave para sacar una oposición.

Además del estudio completo de los temas para la OPE y de ampliar la libreta de oro, también he seguido con mi rutina de un test de 100 preguntas al día como mínimo y, al corregir, he visto cómo cada vez voy desarrollando mejor la técnica de test. Veo alguna pregunta y ya detecto palabras que me indican por dónde podría tirar la respuesta y noto más ese instinto que me dice qué respuesta puede ser la correcta. Esto es algo que, sin lugar a dudas, he desarrollado también gracias a una buena rutina y al esfuerzo que he realizado estos meses.

Nervios compartidos

Aun viendo todos mis avances, me doy cuenta de que llevo un par de semanas algo más lenta. No sé bien cómo explicarlo. Parece que los temas se me están echando encima (actualmente repaso rápido un par de temas al día y me da la sensación de que igual debería repasarlos más a fondo pero a la vez sé que si lo hago perderé más tiempo y me empieza a agobiar la cuenta atrás hacia el examen). Realizo los test y hay algunas preguntas que me cuestan. Son menos que al principio y mis resultados han ido aumentando durante toda la preparación, pero todavía fallo en algunas preguntas que me hacen pensar que igual no voy lo suficientemente preparada y esto es algo que me baja un poco los ánimos.

Estrés examen OPE

Este sentimiento de agobio y frustración es bastante común también con otros compañeros e intentamos animarnos unos a otros. Los nervios se pueden ver en nuestras caras y las ganas de quitarnos el examen de encima de una vez también. Puede ser que nos estemos agobiando demasiado y, de hecho, estoy casi segura, porque si miro atrás veo que he avanzado y aprendido muchísimo. Están siendo unas semanas algo agobiantes porque veo que el tiempo se echa encima, pero lo cierto es que creo que aunque tuviera más tiempo para prepararlo al final siempre tendría esta sensación. Es algo que viene incluido en el paquete de preparar la oposición y que tenemos que pasar tal y como he pasado el resto de fases para preparar un examen a largo plazo.

He decidido intentar no agobiarme mucho. Mi experiencia en el EIR me ha hecho ver que hace más en un examen aquel que va tranquilo, sin nervios y viendo por dónde intentar pillar en las preguntas que aquel que va nervioso y muy centrado en la teoría. Así que durante esta última semana antes del examen, como ya he terminado el repaso de todos los temas que tenía estudiados, he decidido centrarme solamente en mi  libreta de oro y en técnicas y trucos de test y en infografías e imágenes que he ido seleccionando durante las fases de estudio anteriores. Ponerme a mirar los 50 temas del temario de nuevo me va a agobiar mucho más y es preferible llevar los conceptos importantes claros al examen antes que ir nerviosa y agobiada.

Un test al día

Seguiré con mi estrategia de un test al día y empezaré la semana haciendo el examen anterior que hubo en SESCAM en 2009. Hasta ahora no lo he hecho porque he querido esperar al último momento para ponerme en la situación más real posible y ver qué resultado habría tenido ese año y si habría podido optar a plaza o no. Creo que es muy importante hacer los exámenes de otros años de la comunidad a la que nos presentamos porque hay veces que repiten las preguntas y también viene bien para ver cuál suele ser su tendencia o cómo les gusta formular las preguntas ya que suele ser parecido en ocasiones.

En la planta donde trabajo la tensión está presente con los compañeros. Estoy segura de que después del examen no habrá ni un enfermero que no desconecte de alguna manera. En mi caso hemos quedado para comer todos los compañeros de la facultad para volver a juntarnos ya que hace un par de años que no nos vemos. Da igual cuál sea el plan: quedar con antiguos compañeros, salir con la familia al cine, dar un paseo a tu perro… Cualquier plan es bueno con tal de liberarme y salir del “opozulo”, porque lo que está claro es que después de hacer el examen  para el que tanto tiempo llevo preparándome me merezco un  buen descanso y reponer las pilas haciendo todos los planes que estos meses he atrasado para poder sacar ratos para estudiar.

Pensar en cuando acabe el examen y los planes que haré es algo que me motiva a la hora de ponerme a estudiar y a repasar. Me ayuda mucho, porque me hace pensar que pase lo que pase, al fin habrá terminado y que cuanto más trabaje ahora mejor se me dará el examen. Me ayuda a estar concentrada y a aprovechar los ratos de estudio porque en los días que me encuentro más apagada o con menos ganas me cunde menos y al terminar siento que no he aprovechado mi tiempo y no me gusta nada. Tengo poco tiempo y quiero aprovecharlo al máximo así que estos últimos días, aunque cueste un poco más y tenga los nervios a flor de piel, tengo que hacer el último sprint y darlo todo para llegar al examen al 200%.

Examen OPE cómo relajarse

Relajarme el día anterior a la OPE

He decidido que el día anterior al examen no voy a estudiar ni a mirarme nada relacionado con el examen. Será un día para estar tranquila y de esta manera llegaré más calmada y motivada. Esto lo he hecho en mis dos anteriores EIR y me ha ido bastante bien, así que repetiré en el examen. Ya he quedado con una amiga con la que hace tiempo que no me pongo al día y tomaremos un café de los largos y charlatanes para no estar pensando en el examen y después seguramente vaya a darle un súper paseo a Lía que la pobre esta aburrida de oírme cómo le repaso los temas. Puede que sea un perro, pero creo que si la llevo al examen igual acertaría algunas preguntas.

El examen será a las once. He decidido que ese día me levantaré sobre las ocho y media, desayunaré, me prepararé y me iré andando desde casa. Tardo unos 15 minutos. Será un paseo que me vendrá bien para despejarme y acabar con los nervios de última hora. A mí me encanta escuchar música antes de un examen porque me motiva mucho y me sube el ánimo. De hecho suelo llevar los cascos hasta que comienza el llamamiento. El día del examen en la universidad seguramente vea a otros compañeros muy nerviosos y diciendo cosas del tipo de “no lo vamos a conseguir, es imposible, mira cuanta gente…”. Pero intentaré evitarlos y dejar uno de mis cascos puesto para seguir dentro de mi nube de calma y motivación pre-examen intentando que no me afecten este tipo de personas y comentarios.

Estas últimas semanas han sido un poco malas por la sensación que te he contado. Además el cansancio de estos últimos meses estudiando y trabajando está haciéndose notar más que nunca, pero creo que todo esto también forma parte de este camino hacia mi sueño. Por eso quería dejarlo plasmado hoy aquí. Veo que el resto de compañeros que también lo están preparando bien piensan como yo y tienen los mismos miedos y nervios y creo que vamos a hacer un buen examen. Nos lo merecemos por todo el trabajo que llevamos realizado, por los meses de resúmenes, libros, libretas de oro, test y subrayadores gastados entre apuntes y preguntas.

Por cada plan que hemos rechazado por tener que estudiar o por cada lágrima de frustración que no hemos podido evitar en estas últimas semanas de estudio. Porque el camino de la OPE está siendo muy complicado, pero estoy segura de que tendré una buena recompensa el día del examen, que me acordaré de algún truco que me ayudará a sacar alguna de las preguntas y que será un examen justo en el que pueda demostrar lo duro que he trabajado estos meses.

En estas semanas antes del examen le he pedido a mi familia y a mis amigos que me den sus ánimos más que nunca cuando me vean que estoy algo de bajón, que me animen cuando acabe mi rutina de estudio y que me recuerden de vez en cuando lo duro que he trabajado para llegar hasta aquí. Creo que es importante recordárselo por si se les olvida y que son un gran apoyo en estos momentos de nervios. Tener a alguien con quien desahogarte siempre es importante y yo estoy muy contenta de poder contar con ellos en estos días de tensión.

Confianza

Ya casi ha llegado el final de mi organización del estudio, ya veo en el calendario marcado en amarillo fosforito la casilla con el día del examen donde pone “EXAMEN SESCAM” y ya veo el día en el que tendré que darlo todo para luchar por una de las 138 plazas que tenemos para 18.000 personas admitidas. Es difícil y lo sé, pero nada es imposible y si de algo estoy segura es de que me he esforzado mucho estos meses y he trabajado muy duro para poder tener una oportunidad. Ahora sólo queda pensar en el examen y bordarlo ese día y después ya se verá si por mis pocos méritos estoy dentro o fuera. De momento lo que quiero es que llegue el gran día y poder demostrar todo lo que he aprendido estos meses. Que acabe este recorrido que llevo y poder decir que fue un camino largo y difícil pero que ha valido la pena y salir dando saltos de alegría de mi “opozulo”.

Examen OPE superado

No te voy a pedir que me desees suerte. He visto una frase que me ha gustado mucho y quiero plasmarla aquí: “No existen los tréboles de cuatro hojas. Existen los de tres, y la verdadera suerte es encontrar uno de cuatro entre tanto trébol. Cuando las cosas salen bien porque tuviste suerte, en realidad fue porque la confianza en ti mismo era la cuarta hoja”. Es una frase de Quiérete Mucho, una página que me encanta porque tienen muchas frases motivadoras que me ayudan a subir el ánimo cuando lo necesito.

Me ha parecido preciosa y muy justa en este momento porque estoy segura de que el examen lo compondrán tres cosas: la teoría, la práctica y la confianza que lleve ese día. He trabajado muy duro las tres en estos meses de preparación y realmente ahora veo que la tercera es la más importante y la que más me ayudará a hacer un buen o mal examen. Así que voy a centrarme en estar bien esta última semana antes del examen y en reforzar los conceptos clave para ir tranquila y contenta por el trabajo realizado.

Te escribiré de nuevo después del examen OPE para contarte qué tal han sido las sensaciones y cómo he vivido cada instante. Deséame confianza y mucho ánimo ese día porque estoy segura de que serán claves. Ojalá pudiera decirle al oído a cada compañero que se siente como yo en estos momentos que confíe en sí mismo, que ha hecho un gran trabajo y que se merece que le vaya muy bien ese día, que esté tranquilo y que crea en él, porque estoy segura de que lo va a conseguir. Al final, las cosas buenas llegan.

Te escribo pronto, Ángeles.